5 formas de terminar una boda por todo lo alto

Hay un punto en toda celebración en el que no todos los invitados a tu boda tienen energía ya para seguir el ritmo, aunque estén deseándolo. El cansancio y todas las emociones vividas de una boda, empiezan a apoderarse de sus cuerpos y van abandonando la fiesta poco a poco. Antes de llegar a ese punto, os recomendamos realizar una de estas 7 ideas para que todos los presentes tengáis un recuerdo muy dulce e inolvidable de lo que significó un día como este.

Un gran espectáculo de fuegos artificiales. Sacad a todos los invitados al jardín de Quinta Lacy a una hora punta y disfrutad de una maravillosa explosión de colores mientras suena vuestra canción favorita. En esta zona, además, podéis encontrar los mejores pirotécnicos ilicitanos.

Elaborad una gran coreografía con pasos sencillos. Poneos a bailar de repente los dos en medio de la pista y haced señas a vuestros invitados para que se unan a vosotros hasta que todos forméis una piña al son de la música. Grabadlo en video porque será algo épico y al mismo tiempo quien sabe si conseguís un récord Guinness. Cuando estéis terminando, unos confetis que estallen al final siempre son buena idea. Los niveles de diversión y risa estarán al máximo.

3º Dentro del salón repartid un globo a cada invitado e id soltándolos uno a uno mientras os dedican unas palabras. Será muy emotivo y creareis un precioso techado de globos colgando.

4º Haced una despedida estilo Grease e iros en un coche de época “volando” …

5º Invertid los papeles, y regaladle a vuestros invitados un auténtico e inesperado video con todos los momentos que habéis estado juntos. Crearéis un halo de emoción y dulzura entre vuestros invitados al mismo tiempo que daréis una sorpresa a todos, ya que no suele suceder que sean los novios los que preparen el video. En Quinta Lacy contamos con dos estupendos proyectores ¡En calidad HD! A vuestra entera disposición.

¿Qué os parece? ¿Teníais pensado otras opciones?

¡Queremos saberlas y darles forma en Quinta Lacy!

Propósitos de año nuevo

¡Ay ay ay ay! Llegó el momento de hacer un balance muy breve sobre este año que se nos va. Un balance de lo bueno y no tan bueno…. porque malo, malo, por suerte, no ha habido nada. Es el momento de ponerse un poco (más) sentimentales.

Este año han sido muchas las personas, nuevas y asiduas, que han confiado en nosotros para hacer sus sueños realidad en forma de eventos, equipos que nos han dejado formar parte de sus proyectos y profesionales con los que seguimos trabajando y creciendo día a día, tanto dentro como fuera de Quinta Lacy. Podríamos decir que hemos tachado muchos de los propósitos que nos marcamos conseguir el año pasado, pero que por suerte todavía nos faltan muuuuuuuchos a los que estamos deseosos de llegar y seguiremos confiando que 2017 será otro escalón hacia ellos.

Lo primero es que, gracias a vosotros, nosotros podemos seguir con lo que más amamos en este mundo, veros felices. Gracias por compartir con nosotros vuestra felicidad y gracias por todos los momentos vividos y por los que están por venir. Nuestro deseo principal de fin de año es el tradicional (y lo vamos a decir porque desafiamos a las supersticiones) y es que este año sea mejor que el anterior. Porque con que lo sea un poquito solo, será magnífico. Los otros ya entran dentro de “por favor, que este año me tome todas las uvas sin reírme y/o atragantarme” o “llegar a la operación bikini en forma”, pero sobre todo, sobre todo, que todos podamos tener un buen año, principalmente aquellos que luchan diariamente porque no lo tienen tan fácil.

Para empezar bien el año os proponemos dos planazos: una agradable comida familiar en los salones de Quinta Lacy o bien a aquellos rezagados que todavía no hayáis celebrado la cena de empresa, estáis a tiempo.

¡No lo posterguéis y reservad ya!
¡Feliz Año a tod@s!!!! Millones de besos…

El equipo de Quinta Lacy

El cuento de invierno

Érase una vez, en un lugar no muy lejano, un otoño muy intenso estaba llegando a su fin para dar la bienvenida al invierno, el cual traía unos aires, claramente frescos, renovados y con sugerencias muy distintas a las del otoño. Por lo menos en lo que a celebraciones se refiere.

Al contrario que muchas especies, nosotros en esta estación nos olvidamos de hibernar porque hay muchas cosas que hacer, aunque pensemos que no. Como ya dijimos en una ocasión, cada estación nos ofrece una serie de elementos naturales (y los que podemos añadir a partir de estos) con los que trabajar el tema del evento, tanto la decoración como lo que respecta a la gastronomía.

El color, por antonomasia que representa al invierno es el blanco, por su semejanza a la nieve y al hielo. Por lo que, imagina tu evento decorado con piezas en color blanco: las cortinas, un poco de nieve artificial (o natural, todo es quererlo), flores de algodón para los centros de mesa o para el ramo de novia, una planta que le da un toque muy inocente, sutil y agradable. Por otro lado, algunos colores que también evoca el invierno son el azul indigo o lapislázuli, el verde, el violeta o uno de nuestros favoritos: el rosa palo. Las peonias son flores de invierno, de hecho, se suelen cultivar en zonas del norte, y lo bonito es que van cerradas ya son preciosas pero abiertas lo son aún más. Están en color blanco, rosa palo y violáceo.

Otras ideas para la decoración, es seguir utilizando la madera como un claro aliado, pero en esta ocasión dándole el toque invernal y pintarlas de blanco. ¡Verás que el resultado te encanta!

En lo que respecta a la gastronomía, exquisitos, suculentos y contundentes manjares que en verano no sería una buena opción, ahora sí que lo es. Por ejemplo, platos de carne o platos que precisen servirse muy calientes.

 

foto by Valeria_aksakova.

Blanca Navidad en Quinta Lacy

La Navidad es una época que despierta mucha controversia entre los asistentes. No sabemos por qué, pero el término medio de si gusta o no, existe en muy pocas ocasiones. Algunos están deseando que llegue ya y otros no ven la hora de que termine. Es cierto que es un momento en el que se juntan muchas emociones y ajetreo pero sobre todo es una época que se crea de recuerdos: de la reuniones familiares todos juntos sentados en la mesa, el instante en el que te das cuenta de que ya llegó cuando encienden las luces de Navidad en tu ciudad, cuando las madres ya empiezan a poner el Belén y el árbol (o a decirnos que lo pongamos), el turrón, las pastas, los langostinos, las gambas y el jamón son un emblema; por supuesto, los niños ansiosos porque Papá Noel vendrá pronto a darles su recompensa por haber sido tan buenos…. También es momento de recordar a aquellos que no están físicamente pero sí en espíritu y los llevamos en el corazón.

Por suerte, somos más a los que nos gusta y estamos seguros que podemos llenar de mejores recuerdos a aquellos a lo que no termina de convencerles. Empezando por la buena gastronomía y la compañía de aquellos que tú más quieras. Como es típico, hemos preparado un exquisito y más que suculento Menú Familiar para el Día de Navidad. Compuesto por 6 entrantes y a elegir entre 7 platos principales, postre y bebida. Además, siempre hay tiempo de alargar la conversación de sobremesa con una copa de primeras marcas.

Este año la idea que os proponemos es que hagáis la mayor reunión del árbol genealógico en los salones de Quinta Lacy, porque sabemos que en algún momento has dicho que a la mitad de tus primos no los conoces todavía y que tus padres hacen mucho que no ven a sus tíos. Este es el año y este es el momento de hacerlo. El espacio y la buena comida la ponemos nosotros.

¡Muy buena noche de nochebuena a todos¡ Recordad ser felices siempre… y nos vemos el día de Navidad.

Sesión de fotos el día de tu boda

Quinta Lacy es un lugar muy polivalente, que se presta a hacer tantas cosas que hasta nosotros mismos nos quedamos sorprendidos a veces. Cuando creíamos que le habíamos descubierto todos los tesoros, siempre llega alguien que nos descubre uno nuevo. Lo hemos convertido en espacio de celebración de bodas interiores y al aire libre, comuniones, bautizos, cumpleaños, eventos lúdicos y conferencias, comidas de empresa, ferias de coches, reuniones familiares, fiestas de verano, etc, etc, etc… y ahora nos hemos dado cuenta de que es un estupendo estudio fotográfico.

Empezando por los jardines: el de las palmeras, situado frente a las porchadas que se alternan entre las entradas a los salones, con solados de césped, madera, arena y grava y una cascada sobre chapa de acero; el jardín de los cítricos, denominado así porque está rodeado de árboles frutales como limoneros, naranjos y kumkuats. Y para añadirle un poco de azúcar a lo dulce, decidimos plantar bambú, flores variadas y granados. Los mimamos y cuidamos diariamente para que estén resplandecientes en cualquier época del año. Cada uno tiene una característica diferente, un entorno natural y propio para hacer una sesión fotográfica silvestre. Además, la ubicación permite tener una óptima calidad lumínica durante el día y la instalación eléctrica lo hace durante la noche.

Siguiendo por los interiores, los tres salones son totalmente diáfanos y se pueden convertir perfectamente en un solo salón si lo que se busca es amplitud. Los colores son planos para tener lo que supone un fondo propicio y apto. No hay nada que estorbe ni que se precise quitar, solo añadir los elementos decorativos con lo que queráis darle luz y color a las fotografías. Podríamos decir que es el paraíso de los fotógrafos y que una cámara es lo único que falta.

La suma de sus partes es lo que hace especial a Quinta Lacy. Y en este caso es la unión de lo natural y lo moldeable.

Momento vals en tu banquete de boda.

Antes de entrar de lleno en la pista de baile con todos tus invitados, hay un momento previo que vale mucho el recuerdo: el momento del vals. Si al pensarlo empieza a erizársete la piel te avanzamos una de las claves mágicas que tendrás que recordar durante todo el proceso de preparación, celebración y rememoración de una boda y es que los nervios no formarán parte de ti, porque lo tendremos todo bajo control (tanto vosotros como nosotros) para que todo salga según lo ideado; lo que sí sentirás es la chispa de la emoción recorrer todo tu cuerpo por querer vivir al máximo este día.

¡Dicho esto! Volvemos a conectar con el momento del vals.

-Normalmente, tiene lugar después del banquete, una vez la gente ha terminado los postres y está con el café y las infusiones, es aquí cuando empieza a sonar la música. No te preocupes porque todos se percatarán de lo que está sucediendo y estarán atentos a vosotros, pero sin convertirse en críticos de baile; se trata de que disfrutéis, no de que estéis pendientes de si me he equivocado de paso y era a la derecha en vez de a la izquierda. Con una sonrisa todo se arregla y la contagiarás al resto de invitados.

Algunas parejas también nos sorprenden justo a la entrada, cuando todos los comensales les están esperando y se marcan un baile breve y divertido.

-Es el primer baile juntos como marido y mujer. Y lo mejor es que también es un momento padre-hija o madre-hijo (¿Por qué no?), hay tiempo para los tres encuentros. El vals es un tipo de baile que requiere un poquito de práctica porque sus pasos son muy marcados y van estrictamente al son de la música (1,2,3-1,2,3), si seguirlo te parece un poco calvario modifícalo a tu gusto y escoge otra ristra de canciones con las que os sentáis más identificados.

¿Has visto ya el baile de este padre e hija? Pues si no lo has visto te pueden dar mucha inspiración.

Hicieron sus primeros pasos de vals y cumplieron con lo establecido por unos segundos, pero es evidente que se les da mejor un baile propio.

La diferencia está en los detalles II – Fuente de champán.

Al hilo de ser originales en todo lo que hagamos, está el saber jugar con lo que tenemos y transformarlo a nuestro gusto, siempre con mucha gracia. La mayoría de las ideas que se nos ocurren en un primer momento, las desechamos porque pensamos que seguro que ya hay alguien que lo ha hecho y quiero algo único. Y estamos en lo cierto, porque lo más probable es que ya haya habido alguien que lo haya hecho antes que nosotros.

Pero eso no significa que tengamos que hacer la idea a un lado, con eso nos referimos a que los pequeños detalles marcan la diferencia. Lo único que se necesita es darle unas cuantas vueltas de tuerca, para convertirla en algo único. Por poner un ejemplo, ¿Cuántas veces habrán hecho acto de presencia en celebraciones el duplo de las copas y el champán, para hacer el brindis oficial, distribuidas por camareros una vez ya servidas de cocina? No hay pilas en la calculadora suficientes para hacer la suma. Si lo que buscas es algo diferente, es aquí dónde entramos nosotros con la barita mágica de Quinta Lacy para darle el toque necesario. Solo tienes que pedirlo.

Siendo así, una de las propuestas que hacemos para este caso es una preciosa fuente de champán como la que se muestra en la imagen, con la que agregarás el factor sorpresa y la diversión al momento brindis. Bien puede ser dispuestas en forma de torre ya servidas o bien colocadas estratégicamente para servirlas y que se vayan rellenando poco a poco. La imagen que se muestra tiene lugar en una boda, pero perfectamente podría darse en cualquier otro tipo de celebración como en un cumpleaños. Algo tan sencillo como las copas y el champán unidos y transformados en otro concepto muy distinto al que estamos acostumbrados.

Regalos personalizados para los invitados a tu boda

Hay un dicho que dice algo así como “mientras lo hagas con amor, cualquier regalo será bien recibido” y es que ya puede ser una piedra con un corazón pintado en rotulador rojo que mientras eso signifique algo para ti y la persona a la que se lo regalas, será memorable. Sobre todo, porque el corazón rojo es algo personal, algo personalizado. Los regalos de boda están cambiando y los novios se dan cuenta de que la cosa no va de ‘solo por tener un detalle’ sino que con ese regalo están mostrando su agradecimiento y su cariño a las personas que han asistido a compartir con ellos uno de los días más maravillosos de sus vidas.

Es cierto que organizar una boda no es algo tan sencillo en la práctica, porque son muchos los factores y componentes a los que prestarle atención. Pero todo es cuestión de buena organización y confiar tu boda en manos de buenos profesionales como el equipo de Quinta Lacy, para que podáis dedicar tiempo y pensar en ideas en los detalles de los invitados. Nosotros, además de daros muchas, os ayudaremos a que solo os tengáis que preocupar de elegir cual os gusta más, el resto recae en nuestras manos.

Por suerte, atrás quedaron los regalos que se quedan en las mesas, para darle la bienvenida a los que se consumen en el momento o que son tan geniales que no quieres ni se te pasaría por la cabeza olvidarlos. Una de las tendencias que más está tomando relevancia son los detalles originales como hacer algo DIY (Do it yourself, hazlo tú mismo). Se trata de darle el toque personal que tanto apoyamos a todos los regalitos, independientemente de que tengas una lista de invitados de 500 personas.

Por ejemplo, una pequeña cesta de frutas de temporada con una nota escrita a mano; una bolsa de papel con mensaje rellena de golosinas o palomitas para que los invitados disfruten la vuelta a casa (si el mensaje es bueno, seguro que ponen la bolsa con un imán en la nevera); o ahora que viene el invierno regalar un pequeño tarrito con los ingredientes necesarios para hacer un buen chocolate caliente en casa.

Y muchas más cosas, estad atentos que seguiremos dando ideas…

¡Lo podéis hacer vosotros mismos sin problemas!

regalo-quintalacy2

Una fiesta temática para tu próxima celebración

Los eventos que giran alrededor de un tema llegan a ser extraordinariamente divertidas tanto en el proceso de preparación como en el momento de disfrutarla. No solo están dirigidas a los niños, para los cuales indudablemente es una apuesta segura de ilusión y ternura y más si toman parte de ella, decidiendo algunos de los detalles que les gustaría que tuviera su fiesta temática. Así, hacemos un llamamiento a todos los papás y mamás del mundo: si tenéis en mente un cumpleaños o una comunión (y/o bautizo), os recomendamos decantaros por una fiesta temática y además preguntadles ¡Verás cómo os sorprenderéis y compartiréis un momento incomparable!

Si no que, dándole el toque apropiado, puede ser una opción muy original. Por ejemplo, en el ámbito de las bodas, ahora que el vintage se ha asentado de tan buena manera, ambientar toda la ceremonia y el banquete con este estilo tendría su halo especial y espectacular. La decoración con viejos baúles que guardéis de algún familiar cercano, cajas de madera para guardar el confeti y el arroz, marcos antiguos donde poner algunas de vuestras fotos o…. tu vestido de novia; encontrar un estilo en tu atuendo terminará de ponerle la guinda al pastel. Muchos diseñadores también se han unido a esta tendencia, por lo que no te costaría encontrar el tuyo.

Incluso, un evento empresarial con una temática en concreto, siempre que sea en la medida correspondiente y apropiada, puede ser genial. En Quinta Lacy se celebran varias fiestas de este tipo, pero nos guastaría que se celebraran muchas más todavía. No podéis llegar a imaginaros, lo mucho que disfrutamos nosotros también organizándolas.

Algunas ideas que dejamos caer: fiesta estilo París años 20, hawaianas, temática Disney para los más peques (y los grandes también), decoradas en un solo color o un espectacular carnaval veneciano…

¡Tenemos muchas! Y sabemos que tú también.

¡Es hora ya de darle forma a esa fiesta que llevas tanto tiempo dándole vueltas!

Dale al play. Música en tu boda.

Seguro que os ha venido la pregunta alguna vez o probablemente cientos de ¿Y qué playlist chachi, que amenice la velada, que los invitados se diviertan, con la que bailemos hasta desfallecer y que represente nuestra relación durante estos años … puedo poner en mi boda?  O puede que no os lo hayáis planteado, en cualquier caso, ya os hemos lanzado la pregunta para daros que pensar. Por supuesto, también tenemos la respuesta. De esa y de otras muchas más como por ejemplo ¿En qué momento poner la música relajada y en cual la cañera? U otra como ¿qué puedo hacer para que no se me quede ninguna canción sin poner, de esas que llevo escuchando toda la vida y que no puede faltar el día más importante de mi vida?

Algunos tips que te ofrecemos, son los siguientes:
Lo primero, tratad de sacar hueco de dónde sea para sentaros los dos juntos y hablar sobre el tema y sacad boli y papel para ir elaborando una lista. Una idea es que vayáis apuntando conforme os surjan o dividirla en momento cóctel, momento comida-cena, momento baile.

Para acordaros y recolectar canciones, coged algunos álbumes de fotos que hayáis ido elaborando con recuerdos de vuestra relación juntos y otros que sean familiares. Viendo todos los momentos, seguro que tenéis canciones que os recuerden instantes con vuestros seres más queridos y también que os acordéis de las canciones en común que os encantan a los dos.

Por otro lado, otro buen recurso es mandarles un email a todos vuestros invitados preguntándole 3 canciones que les gustaría escuchar durante la velada. Que todo el mundo colabore os lo hará más fácil y divertido.

Normalmente, por un poco de lógica, las canciones más relajadas se suelen poner durante el momento de sentarnos a la mesa y por tenerla un poco de fondo. Aunque perfectamente puedes prescindir de ella si tienes muchos invitados ya que todos estarán hablando. Y la música más marchosa, por supuesto, después del postre para ir levantando a todos los comensales.

Por lo que respecta a los recursos para hacer playlist, bien puedes utilizar el tradicional de grabar un disco o un mp3 con el orden que queráis o pasaros a uno más nuevo que es Spotify, una herramienta muy útil para estos casos.

No podemos olvidar mencionar, la música en directo. En Quinta Lacy conocemos y trabajamos con uno de los mejores dúos, The Crooners. Garantía de un ambiente original, agradable y personal.