¿Coctelería en mi boda? ¡SÍ!

En una celebración tan importante y emocionante como lo es una boda, todos los asistentes viven un estado de alegría y jolgorio que se mantiene durante toda la velada y que llena el ambiente de felicidad y ganas de pasarlo bien. Sin duda, una de los espacios que más gustan a los invitados es desde siempre, la barra libre. Tanto para los mayores como para los más peques, la disponibilidad de bebidas y refrescos durante toda la fiesta resulta de lo más divertido pero, ¿habéis pensado en transformar la barra libre en una barra de cócteles?

Una sesión de coctelería en vuestra boda puede dejar a los invitados con la boca abierta, y es que además del espectáculo que supone ver a sus profesionales agitando y haciendo malabares con las cocteleras, podréis degustar todos auténticas joyas refrescantes para el paladar. Con o sin alcohol, tanto niños como adultos podrán saborear bebidas de frutas, interesantes combinaciones como los tan aclamados mojitos, margaritas, cosmopolitan, gin tonics, San Franciscos… ¡y muchísimos más!

En la mayoría de los casos, muchos asistentes no habrán disfrutado nunca de una barra de cócteles solo para ellos y probablemente, no hayan probado las increíbles bebidas preparadas con esmero e ingredientes de lo más exóticos por profesionales. Una opción que podréis tener disponible durante toda la velada o después del banquete y que además de servir bebida, se convierte incluso en un elemento decorativo más de todo el lugar.

Toda una atracción para los asistentes que seguro, recordarán como una auténtica fiesta. Una idea única, original y muy especial para todos los públicos que además de refrescar, será un punto de encuentro muy divertido y exótico. 

¿Queréis tener una fiesta única en el día de vuestra boda? ¡Decid sí quiero a mil y un cócteles!
Cocteles divertidos, atrevidos, exóticos, algo diferente para el momento fiesta de tu boda. 

 

Tus bodas de oro en quinta lacy

Casarse es demasiado bonito como para solo hacerlo una vez. La emoción, los nervios, la ilusión y el amor. Sentimientos únicos que convergen en un solo día en el que se celebra algo precioso, la unión entre dos personas que con solo una mirada comprenden el sentido de sus vidas.

Una boda es una fiesta del amor maravillosa que merece toda atención, pero ¿y lo que viene después? El matrimonio, la convivencia, la fidelidad y el cariño que surgen tras ella también son dignos de un evento sin igual. Por eso nos encantan, porque son el símbolo de medio siglo de respeto, pasión y adoración de aquellos jóvenes que un día se prometieron amor eterno y que lo han cumplido: Las bodas de oro.

Una segunda oportunidad para renovar un ya demostrado amor mutuo. Una segunda oportunidad para celebrarlo con personas que en ese día no estuvieron y que ahora son parte de la gran familia que formaron después.

Somos unos enamorados del amor y en Quinta Lacy nos emociona ser partícipes de largas historias de amor. Son nuestra razón de ser, por ellas llevamos tantos años organizando su festejo y por ello, queremos ser testigos de muchas más. ¿Nos concedéis ese honor?

Tenemos todo lo necesario para atender vuestras necesidades y para adaptarlas a vuestros gustos y sugerencias. Por supuesto, contamos con un equipo de profesionales entusiasmados por asesoraros y cogeros de la mano en esta preciosa fase de vuestra vida. Espacios donde acoger a vuestros invitados y a los que convertir una acogedora e íntima atmósfera solo para vuestra familia y amigos.

Celebrad con nosotros vuestras bodas de oro, venid a vernos, visitad nuestras instalaciones y ¡empecemos un nuevo cuento de hadas!

El cortador de jamón, que no falte en tu boda

Hay detalles que tienen éxito siempre allá por donde pasen. Es el caso de los dulces y del jamón serrano. ¿Qué sería de nuestra amada gastronomía sin este valioso manjar? El jamón es un clásico en las mesas de los españoles y como clásico, un imprescindible en los aperitivos de las grandes celebraciones.

En Quinta Lacy os contamos a menudo la importancia de la creación de espacios personalizados y adaptados a ciertos productos a los que queráis darle protagonismo. Son detalles que aseguran el éxito de la velada y la conquista de los invitados.

La mejor forma de crearle un lugar a este producto único, es dotarlo de un experto en el corte y servicio del mismo. Contar con un cortador de jamón durante el cóctel es un acierto seguro. Así, la puesta en escena del profesional y una buena elección de la materia prima, serán a la vista de los invitados, sinónimo de prestigio y carácter.

Un jamón ibérico de bellota con el que sorprender a los paladares más exigentes, abrirá boca y calmará el hambre de los recién llegados al lugar. Y por qué no, podéis acompañarlo con panes artesanos, aceites de primera calidad, tomate rallado o una buena tabla de quesos.

Con esta idea, podéis hacer disfrutar a vuestros familiares y amigos de la gastronomía que mejor nos representa desde el minuto uno y ayudaréis a crear un entorno sabroso y divertido entre vuestros invitados con el que seguro no los dejáis indiferentes.

Cada detalle cuenta y añade un grano de arena más a la perfección de vuestra boda, ¿por qué no dejar que un buen jamón os represente en vuestro gran día? Contad con nosotros para cualquier aspecto y juntos moldearemos la fecha señalada. ¡Será perfecto!

 

imagen de F.J. Cano. Cortador de jamón

Arriba el photocall en las bodas

Si hablamos de fiestas, indudablemente tenemos que hablar de photocall, porque photocall es, tal cual, sinónimo de diversión en una boda, de risas infinitas y de recuerdos para toda la vida. Y no exageramos.

Una vez tenemos bajo control la base de una fiesta, gastronomía, invitados, lugar, tema, etc… ahora toca también pensar que cosas podemos hacer para que esta sea “la caña” y el factor aburrimiento no exista ni un instante. Una opción muy buena es preparar un photocall, que seguro que a estas alturas ya habréis oído hablar de él o incluso habréis sido partícipes de uno.

Es una palabra inglesa (obviamente) y viene de la composición de photo+call lo que en su traducción literal al castellano sería fotollamada. Lo hemos visto innumerables veces en las alfombras rojas donde los famosos se suelen hacer fotos antes de entrar al recinto y normalmente se trata de una lona dispuesta con los logos de las marcas patrocinadoras o anfitrionas. Pero bueno, no estamos aquí para representar a la RAE. La cosa está en que ahora se han extrapolado a las fiestas, sobre todo, a las bodas, pero con una versión más original, creativa, divertida y a veces hasta pícara. Nosotros pensamos que tienen lugar donde sea: cumpleaños, bodas, comidas o cenas de empresa… porque son “lo más”.

Una vez los comensales han terminado sus postres y empiezan a levantarse es el mejor momento de que se acerquen a inmortalizar momentos. Lo puedes colocar tanto en interior como en exterior, siempre que sea un lugar extenso y que pueda dar lugar a movimiento.

Hay muchas ideas donde inspirarse para montar un buen escenario. Ten en cuenta el tema de tu fiesta o enlace y eso ayudará a definir el photocall. Aquí van algunas ideas:

  1. Puede ser clásico y vintage, utilizando antiguos marcos de cuadros, sofás, sillas, flores secas. Incluso utilizando pelucas barrocas, de jueces ingleses y antifaces.
  2. También puede ser desenfadado y divertido, metiendo en un baúl diferentes accesorios (gafas, collares, gorros, bocadillos con mensaje) y que la gente vaya escogiendo.
  3. Los photocall troquelados, esos que son estilo feria donde metes la cabeza y te conviertes en Popeye&Olivia, o en vaqueros del Oeste, una gran furgoneta Volkswagen…
  4. Más clásico, romántico y tierno con decorando un palé con flores y lazos de colores o poniendo frases inspiradoras con las que creáis que la gente se pueda identificar.

Y así podríamos seguir hasta un poco más del infinito. Eso sí, os recomendamos muy mucho la participación de cámaras instantáneas como una polaroid o una fujifilm y vayáis colgando las fotos conforme se van haciendo. Así todos pueden verlas e incluso llevarse alguna. Ya veréis que risa con las caras y las “pintas” …

Que nos decís ¿Levantáis la mano por el photocall?

Photocall de The Photo Lounge

 

¿CON O SIN TARTA? Futuros novios, ¿vosotros que opináis?

Las bodas, desde sus orígenes, han pecado siempre de un protocolo muy estandarizado en el que la velada se dividía en momentos tales como la aparición de los novios, los regalos por parte de los recién casados a los invitados, el momento tarta y el baile de la pareja para inaugurar la fiesta. Y no está nada mal seguir practicando esta tradicional forma de celebrar un enlace ¡qué va!, pero sí debemos de agradecer que novios más creativos y con ganas de sorprender a sus invitados, rompieran barreras y se atrevieran a personalizar el día de su boda a su gusto. ¿Qué es eso de hacer cosas por obligación un día como ese?

Y con esta premisa, auténticas maravillas, unas más divertidas, otras más románticas, otras más salvajes…, se han celebrado y se han instaurado como posibilidad para inspirar a otras futuras parejas.

Nada del típico vals, una canción de rap escrita por los novios. Nada de esperar a que salgan los novios para lanzarles el arroz, ¡los novios han salido los primeros! y… ¿Tarta nupcial? ¡Ya veremos!

Y es que cada vez surgen más ideas originales sobre ese característico momento.

Si no os apetece renunciar a la tarda de bodas, hoy en día podéis incluso, darle más relevancia de la que ya tenía en su aparición estelar. Con las maravillas que se hacen en repostería, ¿por qué no tenerla presente durante todo el banquete? En un espacio decorado a vuestro gusto, el delicioso dulce nupcial puede permanecer a la vista de todos los invitados desde el inicio del convite cual escultura artística. Y es que es una pena que con lo bonitas que son, sean solo protagonistas durante unos minutos. Siempre y cuando, claro está, las características de este manjar lo permitan.

Otra idea interesante, es convertir esa tarta en una torre formada por dulces al gusto de todos. Por ejemplo, una torre de deliciosos donuts, macarons, cupcakes… Así los invitados podrán coger y escoger entre una o más raciones y calmar su deseo dulce.

Y si la tarta nupcial no entra en vuestros planes, siempre se puede optar por increíbles mesas dulces o por un exquisito postre final para todos los asistentes y los recién casados.

Entonces… ¿con tarta o sin tarta? ¿Qué preferís?

¿Has pensado en la opción de buffet para el menú de tu boda?

Uno de los aspectos que más preocupa a las parejas y que más relevancia tiene en la preparación de una boda, es el de la comida. No podemos cuestionar que dar de comer a los invitados se pone como número dos en la lista, después del propio enlace en sí, pues, al fin y al cabo, una celebración se enfoca, especialmente en una comida o una cena en común.

Más habitual en los convites, son los menús establecidos por los novios en los que se sirven unos aperitivos, unos entrantes, un principal a elegir entre carne o pescado y un postre ya sea preparado por el restaurante o por un catering. En Quinta Lacy, por ejemplo, siempre hemos contado con suculentos menús adaptados a todos los gustos y bolsillos, con opción a que sean customizados por nuestros novios si así lo quisieran. Para esta temporada, además, contamos con nuevos y renovados menús, que os animamos fuertemente a que no os perdáis.

Pero, por otra parte, sin embargo, existen otras opciones no menos interesantes para tener en cuenta en un día tan importante.

¿Por qué no plantear un buffet?

Resultan muy interesantes y divertidos, pues de esta forma, los invitados estarán entretenidos y activos buscando y preguntándose qué delicioso plato toca probar. Los buffets permiten también, innovar con la comida y los estilos culinarios. Por ejemplo, pueden organizarse ambientes diferenciados por culturas gastronómicas. Una zona dedicada a Japón con shushi, otra zona dedicada a España con distintos arroces, otra dedicada a México con nachos… O también dedicados a diferentes regiones de nuestro país, con una zona gallega, otra valenciana etc.

Una forma muy atractiva de innovar en nuevas ideas y con la que se pueden descubrir incluso, nuevos sabores y nuevos platos.
Además de que, bien hecho, es indudablemente  un recurso muy elegante a la par que divertido.

Volvamos a las mesas dulces, ideales para cualquier celebración

Aquel dicho de ‘’a nadie le amarga un dulce’’ es tan cierto, que en Quinta Lacy queremos enseñaros lo genial que resulta la idea de poner una o varias mesas dulces el día de vuestra boda.

Auténticas obras de arte pasteleras pueden ser el postre de lo que ha sido un banquete perfecto. Las mesas dulces son una opción ideal para colocar en la zona del jardín o en la zona donde vaya a tener lugar el baile posterior al convite. Con cientos de opciones en cuanto a su decoración, estas mesas pueden convertirse en un complemento decorativo más al ambiente de la celebración. Son realmente preciosas y, si se cuidan los detalles, pueden ser el foco de todas las miradas.

Últimamente, es tendencia colocar más de una mesa y disponerlas por el espacio, así, se consigue un efecto de mayor variedad y cantidad por un lado, y se facilita el acceso a los dulces a todos los invitados por otro. Pueden decorarse siguiendo el mismo estilo que la decoración de la ceremonia, siguiendo estilos vintage, clásicos, románticos y reciclando muebles antiguos y con encanto, como mesas con cajones, escritorios viejos etc.

Las opciones de dulces, infinitas. Desde macarons, cupcakes, bombones, pasteles, tartas, churros, helados con diferentes topping, gofres, tortitas, chucherías y muchas más alternativas exquisitas ya preparadas, hasta una fondue o varias de distintos chocolates donde los invitados puedan interactuar con el espacio y mojar nubes y frutas.

Lo mejor, es que no solo están presentes en las bodas, sino que son una opción genial para todo tipo de eventos. Un bonito y sabroso detalle que seguro, será la guinda del pastel a un evento ideal.

Homenajes, una muy bonita forma de dar las gracias

No existe nada más bonito en el mundo que el propio agradecimiento. Sentirte agradecido con esa persona (o esas personas) por lo que ha aportado a tu vida a nivel personal y/o profesional…. Ya lo decía el dicho ‘’Es de bien nacidos ser agradecidos’’, ¡y cuánta razón tiene!

Hay muchas formas de expresar ese agradecimiento, pero tenemos que reconocer que en Quinta Lacy hay una en concreto y en especial que nos encanta, sobre todo cuando tienen lugar en nuestra casa y somos partícipes de ello: Los homenajes.

Emocionantes, entrañables y preciosos los son todos ellos. A las personas que han formado parte de nuestra vida y que han dejado huella. Porque no es algo por obligación, sino que un sentimiento que sale de lo más profundo y que lo haces con todo el cariño, porque hoy eres quien eres por lo que pudiste aprender de todo lo que te enseñaron.

A mamá, a papá, a los abuelos, a nuestra pareja, a nuestros profesores de la Universidad o el conservatorio, a nuestro jefe… porque más que un jefe fue un líder.

¿Y qué que ideas originales tenemos para realizar un homenaje?

Pues son muchas las propuestas que se nos ocurren, dependiendo del camino que quieras seguir. Si por ejemplo es un acto desenfadado, con aires humorísticos podemos hacer un día de lo más ameno recordando buenos momentos de esa persona, trayendo una orquesta, una buena dosis de animación, un emotivo video…

Lo que sí es cierto que hay un punto que no se puede saltar, tanto si es desenfadado como informal: un sentido discurso, ya que a veces, las palabras valen mucho cuando se dicen de corazón.

Barreras arquitectónicas, no gracias

Una celebración, del tipo que sea, requiere que cada uno de los invitados a ella se sienta implicado, acogido y a gusto en el entorno donde esta se celebra. Es fundamental a la hora de organizar un evento, tener en cuenta cada detalle y cómo cubrir las necesidades de cada una de las personas que van a acudir.

Por ello, en Quinta Lacy nos sentimos especialmente orgullosos del diseño de nuestras instalaciones. Y es que podemos presumir de un entorno diáfano, abierto y accesible para todos.

No nos gustan las barreras, del tipo que sean. Porque un emplazamiento como el nuestro fue creado para acoger grandes momentos, llenos de diversión, de ocio, de amor, de reunión y sobre todo, de sueños. ¿Y en qué sueños aparecen obstáculos?

Nuestros jardines y salones, además de estar estratégicamente distribuidos para satisfacer todos los menesteres que nuestros clientes puedan requerir, están dotados de todas las comodidades necesarias para abarcar cualquier acontecimiento. Y por supuesto, no hay comodidad mayor que la propia accesibilidad

Sin escalones, sin pilares. Todo llano y listo para que nuestros invitados puedan moverse a su antojo. Tan solo una preocupación: disfrutar al máximo.

Un lugar mágico e íntimo donde nos preocupamos por prestar la atención que cada una de las personas que vienen a nosotros se merecen. Un sitio acogedor, representante en su arquitectura de las últimas tendencias, con especial cuidado en los detalles y perfecto para una preciosa boda, una familiar comunión, un entrañable bautizo y por qué no, una fiesta especial.

¿Preparados para moveros como peces en el agua en Quinta Lacy? Nuestro equipo de profesionales velará para que nada se interponga en vuestras fechas especiales.

La diferencia está en los detalles IV: LA ILUMINACIÓN.

La iluminación es, en cualquier tipo de evento, uno de los factores más importantes para marcar o esconder rincones, espacios o detalles de un lugar. Gracias a ella, una zona común puede convertirse en una auténtica maravilla, ya que, si algo tiene la luz, es la capacidad de sacar partido a cualquier punto con muy poco..

A la hora de enfundarse en los preparativos de algo tan importante como lo es una boda, este aspecto puede pasar desapercibido en la lista de cosas a tener en cuenta. Sin embargo, especialmente en la celebración de un evento tal, la iluminación debe ocupar los primeros puestos.

Con ella, además de conseguir efectos increíbles y conseguir que un ambiente se transforme totalmente, se puede conseguir crear sensaciones muy especiales y relevantes en un día tan clave.

Por ejemplo, un concepto que, sea en la boda que sea, ha de estar siempre presente, es el romanticismo. Pues gracias a la disposición y el tipo de luz, se puede lograr el ambiente romántico y dulce que ha de tener una boda soñada.

Otro condicionante, y no menos importante a la hora de preocuparse por la iluminación, es el resultado del reportaje fotográfico o audiovisual que puede tenerse si no se tiene en cuenta la luz.

Y mucho más divertido es la cantidad de opciones preciosas que existen hoy en día para decorar el espacio de la celebración. Candelabros, antorchas, bombillas colgantes, velas, decoración suspendida, tendido de luces o bombillas al aire, son algunas de las alternativas con las que obtener resultados alucinantes.

Siempre se pueden escoger varias para diferentes momentos de la noche, del atardecer o del día. Botellas con luces led para los centros de mesa, bombillas en los árboles para dar un toque bohemio o unas bengalas en el momento del baile, son ideas mágicas que solo son posibles gracias a la luz.

 

Foto de Adrián Cermeño