Boda Chiara Ferragni

Es una influencer, es italiana y se ha casado hace una semana. Y aunque no supieras quien era, ni a qué se dedica, ni que tiene casi 15 millones de followers en Instagram, ni nada de nada sobre ella, SEGURO seguritito que ha llegado a ti alguna información sobre su gran día. Principalmente porque la audiencia total en social media de la boda de Chiara Ferragni generó un impacto valorado en 36 millones de dólares. Cifra que sube si lo convertimos a euros… .

Bueno, millones e influencer aparte, la boda fue realizada con mucho gusto y nosotros tenemos el ojo puesto en todo lo que pueda ser potencialmente una buena idea. Con esto nos gustaría mencionar y destacar ciertos aspectos de todo lo que fue, porque también pueden estar en vuestra boda si así lo deseáis.

Todo comenzó el 31 de agosto en Sicilia con su cena de ensayo; ella no es estadounidense, pero reside allí desde hace años, por lo que tiene muchas tradiciones adquiridas. Ya os hemos hablado en alguna ocasión que en materia de fiestas, los de Norte América son los capos y las buenas tradiciones hay que cogerlas. La influencer y el rapero, ya marido y mujer, se decantaron por celebrarlo en el Palazzio Nicolaci, una de las construcciones más emblemáticas de Noto.

La decoración fue exquisitamente elaborada con el color de la pasión y la luz, las sillas, los sillones y las rosas del mesero engalanaban el lugar con una tonalidad de rojo; grandes candelabros de pie, luces que emulaban velas en la mesa y pétalos rojos en el techo. La zona chill out y la zona de baile no faltaron, así como tampoco el detalle en las servilletas el eslogan y hastag en Instagram “The Ferragnez” creado a partir de los apellidos de la pareja.

El día 1 de septiembre fue la celebración de la boda, la cual tuvo lugar ya entrada la tarde con convite de noche. Y la decoración fue en materia de color todo lo opuesto, la pureza del color blanco y la ternura del rosa palo inundaban el lugar de romanticismo. El Palacio Ducezio, que es dónde se celebraría la boda civil, estaba decorado con flores blancas como Dalias y Paniculata y guirnaldas de rosas rosa que caían desde los árboles. Algo que nos encantó fueron los fuegos artificiales de colores que estallaron justo después del “Si, quiero”.

El convite era todo un sueño… era un lugar realizado en luces led estilo cortina, una cueva de luces, las cuales no quedaban excesivas ni mucho menos; entraron en el salón al ritmo de “a sky full of stars” de Coldplay (porque todos los cabos estaban atados) las sillas doradas y los meseros de pie y meseros cortos con rosas blancas y rosas rodeados de enredaderas verdes, con el pequeño detalle de que una rosa blanca estaba situada encima de la servilleta con el eslogan “The Ferragnez”.

El después del convite: un parque de atracciones, con su noria, su tiovivo y sus máquinas de jugar a coger a Chiara y a Fede en versión muñeco.

Es lo que se le puede llamar una gran boda y de la cual, con permiso, tendremos inspiración para las siguientes.

¿Qué os parece a vosotros?

Viaje de novios y luna de miel

Es tierno a la par que gracioso el concepto de luna de miel y más que represente el viaje de novios posterior al matrimonio. Obviamente, tiene su historia y así un poco resumida tiene su origen en las remotas civilizaciones. Lo de “luna” viene porque hacían el cálculo del tiempo basándose en el ciclo lunar y “miel” porque este edulcorante era considerado afrodisiaco y además un potenciador de la fertilidad para la pareja. (No nos vamos a meter en materia, pero seguro que muchos hijos han sido producto de esa luna de miel).

Una vez introducido un poco el concepto, aquí va nuestro test casero, pero quita-dudas* al instante.

Pregunta nº1 ¿De qué sois más?

  1. Campo y montaña
  2. Playa
  3. Ciudad
  4. Ninguna de las anteriores

Pregunta nº2: ¿Qué priorizáis en un viaje?

  1. Andar todos los rincones del lugar, conocer mucha cultura, recorrer todos los monumentos emblemáticos y ver hasta la última fuente de la plaza del pueblo.
  2. Algo tranquilito, pasear sin prisas, ver atardeceres y amaneceres…
  3. La parte gastronómica. ¿Cuáles son los mejores restaurantes del lugar y donde puedo encontrar la mejor comida casera?
  4. Queremos fiesta diaria y de la buena

Pregunta nº3 ¿Qué medio de transporte escogeríais?

  1. Coche o autobús, no nos mareamos.
  2. Avión, no somos claustrofóbicos, es más nos encantan los snacks y el frío que hace en el avión.
  3. Tren o avión. Ambos cómodos.
  4. Barco

Aquí las respuestas:

Si habéis escogido mayoría de a): estáis destinados a visitar el territorio nacional español que tanta riqueza tiene. Recorreros todos los rincones de norte a sur pasando por el centro y terminando por vuestra ciudad. Un viajecito de 15 días viendo lo mejor que ofrece este País.

Si habéis escogido mayoría de b): eeeeeeh, ¿Qué tal unas islas, Baleares o Canarias? O visitar lugares poco visitados como las islas Marshall en el océano pacífico que dicen tiene algunas de las mejores playas del mundo. Además, si queréis tranquilidad, solo recibe aproximadamente unos 5000 turistas al año.

Si habéis escogido mayoría de c): Portugal, Francia, Alemania, Italia… Singapur, Japón, Korea de Sur, Rusia, Grecia. No son sitios típicos si os centráis en descubrir todos sus sabores, todos sus aromas, los matices y las herencias gastronómicas, al mismo tiempo que valoráis la cultura de otros países.

Si habéis escogido mayoría de d) ¿Hola? ¿Crucero? Sí, que queremos un camarote para dos personas con un todo incluido, durante x días y disfrutar mucho. Vale, gracias.

*Es un test orientativo, puede que nos equivoquemos.

*Vayáis dónde vayáis, sed respetuosos con el lugar, exprimid toda su esencia al máximo y que sea un lugar dónde ambos queráis estar.

¿Celebramos y nos vamos?

Las Food trucks en un evento

En la película Chef, protagonizada por Jon Favreau y la aparición de Sofía Vergara (como su exmujer), un famoso chef de un famoso restaurante deja su puesto por no aceptar las exigencias del propietario. No os preocupéis que no vamos a destripar la película porque lo bueno es su trasfondo (y su BSO), pero el caso es que emprende un nuevo camino y se adentra en el negocio de un food truck; tratando así de elaborar con la mejor materia prima y a su modo, los mejores bocadillos de la zona. Y básicamente, esa es la esencia de los buenos food trucks, la especialización en una elaboración.

Evidentemente, es un ocio proveniente de Estados Unidos y lo hemos visto en las películas millones de veces en versión de vendedores de hot-dogs y de hamburguesas. Si lo extrapolamos a España podemos asemejar el negocio de los churros, pero tampoco. El caso, es que la ola “foodtrackera” crece y crece hasta niveles de que hubo un programa hace poco en el que participaba el ganador de la III edición de Masterchef, Carlos Maldonado y ahora uno de los finalistas de la última edición, Toni, también emprende la aventura.

Volviendo a lo que hemos dicho antes, lo que caracteriza o creemos que caracteriza un buen food truck es focalizarse y centrarse en una elaboración. Y lo mejor es que hay especializados en muchos países. Los encontrarás de fusión china y peruana, japonesa, nacionales y de productos mediterráneos, mexicana, por su puesto, nirvana de la comida callejera…

Pero esto no es un artículo de El País, que ya nos hemos pasado con los datos. Vamos a lo que vamos. Lo que queremos decir es que es una grandísima idea colocar unos cuantos, de estos en tu boda, en tu cumpleaños, en tu aniversario o en tu fiesta. Bien para la comida principal, bien para el resopón o bien para los postres, ahí ya decides tú.

Lo mejor de lo mejor, es que en nuestros jardines caben bastantes. Y montado con gusto, como siempre decimos ¡Puede quedar soberbio!

¿Os animáis?

Nos despedimos del verano… ¿o no?

¿No os parece que la vida vuela? ¿Qué hace nada nadita estabas organizando las vacaciones de verano y resulta que quedan menos de 5 días para que empiece septiembre? ¿Qué hace nada nadita estábamos nosotros hablando de celebrar mil fiestas de verano (y que así ha sido) en Quinta Lacy? ¿Qué dentro de poco estaremos diciendo “please, wake me up when september ends”?

Ay, ay, ay… Pero eh, que no panda el cúnico, porque lo mejor está por llegar. Que el verano se acabe o mejor dicho, que las vacaciones se acaben, no significa que debamos de dejar de disfrutar la vida, de beber buen vino y de reír con un exquisito bocadito de bacalao confitado con alioli de limón en la mano, bajo un cielo estrellado con las de verdad y las de no tan verdad y por supuesto, con la mejor compañía del mundo mundial. Que el verano acabe o no depende de ti, porque aquí estamos esperándote con los brazos abiertos y las manos preparadas para crear.

Porque celebrar sin un motivo concreto, también es bonito.

Otra de nuestras sugerentes propuestas para este tipo de fiestas, las cuales somos conscientes que ofrecemos mucho es la siguiente: una fiesta degustación.

En Quinta Lacy somos gastronomía; expertos y especialistas en escoger los mejores productos; en escoger los adecuados para el evento dado.

Comenzando por la bebida, a elegir entre cerveza y vino y redirigiendo una ruta para que ésta marine suculentas tapas de pescado, carne y verdura propios todos de la época estival.

Recorriendo diferentes sabores, texturas, olores… cerveza y vino de la Terreta o explorar aromas de nuevas tierras.

Es cuestión de dejarse llevar por la música y la conversación.

¿Qué os parece “cerrar” así un caluroso pero intenso verano?

Tapitas y Exquisiteces en tu Banquete de Boda

La tapa, una pequeña proporción de comida la cual se suele servir comúnmente acompañada de una bebida o más bien al revés. Las hay más típicas y varía en función del lugar donde las pidas; no te van a poner las mismas en el norte de España (aquí la Gilda es un clásico) que en el sur aunque también es posible que coincidan en algunas. Encontramos las “más típicas” como el pincho de tortilla, los montaditos, caracoles, rabo de toro, callos, croquetas, etc. y de las cuales parte la innovación.

Para un evento informal y desenfadado, sobre todo de verano es una idea muy top recurrir a un menú degustación de tapas elaboradas con tradición y vanguardia. Elegir, bien que todo el apartado gastronómico sea con estos deliciosos bocados o bien que sea un complemento. Ambas opciones, bien hechas, pueden quedar genial.

Por una parte, montar y preparar mesas alrededor del jardín (decoradas propiamente) con las tapas frías y por otra nuestro maravilloso equipo repartiendo las tapas calientes a los comensales.

Tapas frías: nuestra clásica ensaladilla de merluza salmorejo, tostas con sobrasada y queso, pollo con crema de parmesano, hummus con crudités, alioli de sabores con pan de cristal…

Tapas calientes: bacalao frito con aceite de trufa, gambas al ajillo, mejillones y calamar con salsa de curry…

Esto es solamente un adelanto, hay mucho más dentro de las cocinas de Quinta Lacy, de nuestras mentes y de las vuestras.

¡Celebremos el verano como se merece!

Con una gran fiesta de tapas.

Haz de tu boda una experiencia gatronómica

Innovación y tradición es lo que se cuece en las cocinas de Quinta Lacy. Realizar una boda en la que la gastronomía tome protagonismo es un gran e importante reto para nosotros. No todo el mundo se decanta por hacerlo y creemos que es una opción increíble, original y agradable. ¿Qué hay mejor que saborear un plato exquisito y salir de un gran evento con el paladar en las nubes? Pocos placeres hay en el mundo mejores que comer bueno y bien.

Grosso modo, te proponemos opciones 360º grados, porque prepararte una boda a tu estilo es nuestra prioridad. La gastronomía tiene que reflejar quienes sois vosotros también, se trata de escoger productos con los que os vayáis a sentir identificados e incluso que evoquen sentimientos tanto en vosotros como en vuestros invitados; este boquerón marinado relleno de alioli de campari me recuerda a cuando estuvimos de viaje en Bilbao; arroz con setas, verduras y atún muy de nuestra tierra; el toque dulce con un crumble de chocolate negro y almendras con sorbete de mandarina.

Tratamos de coger un poquito de aquí y de allá y realizar menús equilibrados y de calidad. En la realización de una boda gastronómica tienes una gran variedad de productos donde elegir y muchos mundos culinarios que explorar. Nosotros solo necesitamos que nos digas porque camino quieres andar y es dicho y hecho.

Menú degustación con un previo de coctel; menú de un número determinado de platos con entrantes; menú en presentación de buffet con mesas temáticas. Tienes varias combinaciones. El punto clave y que se tiene que dar sí o sí es la del disfrute y el placer. Y de eso ya nos encargamos nosotros.

¿Te parece una propuesta lo suficientemente atractiva y golosa como para llevarla a cabo?

Ven a vernos y te contamos más.

Pon color a tu boda de verano

Puede sonar a tópico porque evidentemente es a lo que invita esta época del año, pero lo cierto es que hay veces que se necesita un pequeño recordatorio para no caer siempre en lo mismo. Color y frescor es lo que las bodas de verano necesitan y más en la zona de levante, que es calurosa hasta decir basta. Con color no nos referimos a recrear un cuadro de Jackson Pollock (el cual nos encanta), sino a realizar una decoración juguetona y entretenida mezclando bonitas monocromías entre sí y darle vida al acto.

El punto al que vamos es que podemos coger diferentes factores en lo que se refiere al tema de la decoración y hacer ¡chas! con todos ellos. Aspectos a tener en cuenta:

-Flores y plantas. De todos los colores. Para verano recomendamos, la base del frescor: el blanco, por su puesto, es prácticamente un must porque se puede mezclar con el resto: rosas blancas, lirios, calas u hortensias; las llamadas costillas de Adan, de las cuales ya hablamos en algún momento. Aportan frescor y naturaleza, son perfectas para combinar con madera y dorado y en general con todo; Aves del paraíso, sencillas y bonitas, con un color naranja para aportarle blanco….

-Mantelería y vajilla. Jugar con esto, poner los platos en un estampado sutil del color de las flores o las plantas que hayas escogido, los vasos, no tienen por qué ser tampoco los clásicos transparentes; actualmente existen modelos preciosos en toda la gama de colores, tanto en copas como en vaso bajo.
-Sillas. Doradas, plateadas. Escoger una de estas opciones es ideal para una boda de verano.
-Pasillo y altar en sí (en caso de boda civil). No podemos olvidar tanto el pasillo, como el altar si vas a llevar a cabo una boda civil. ¿Quién dijo que la alfombra ha de ser solo roja? Amarillo, pastel, verde claro, azul celeste…
-Elementos auxiliares añadidos como carteles, cortinas, palés, etc.

¿Qué colores quieres que formen parte de ese maravilloso día lleno de amor?

Fiesta tropical con buffet

Nosotros somos fans de las fiestas temáticas de verano, pero sabemos perfectamente que vosotros también lo sois y que haréis una (o varias) sin falta, para reunir a todas esas personas que durante el resto del año hibernan o se resisten a aparecer. Es que… el concepto de verano podría ser, reír, disfrutar, volverse a ver, sin prisa, beber, comer, amar, divertirse y festejar en una fiesta muy tropical.

El planazo.

Coger tanto una de las salas de Quinta Lacy y los tres jardines.

Y comenzamos por contaros un popurrí para la decoración (ya sabéis, siempre ideas para después formar): mesas de madera; globos de helio dorados formando alguna palabra, con forma de fruta y normales de colores variados para formar un buen tándem; frutas como adornos para las mesas, naturales o artificiales; guirnaldas en forma de plantas (emulando la costilla de Adán), de color marrón como si fuera  las tiras de madera que cae (muy hawaiano) o de colores en forma de bola; pájaros, obviamente; sombrillas; sillas de colores, flotadores….

Las flores y las plantas no pueden faltar: Costilla de Adan o echevería dereberii en todos sus colores son perfectas para la ocasión.

Seguimos con el clímax, el buffet: uno con gusto, por supuesto, bonito, elegante, agradable y en el que todos tengan su parte.

-Un buffet de ensaladas, cuatro diferentes, por ejemplo.
-Gazpachos y salmorejo repartidos por nuestros camareros y su puesto adjudicado en una de las mesas.
-Brochetas de frutas.
-Un puesto de helados, con su correspondiente heladero.
El puesto de las bebidas, esencial.
-Mesa dulce.

Y… ¿Qué más? La música, alrededor de todo el lugar. Una buena playlist con los mejores hits del verano, de hoy, de ayer y de anteayer.

Todo esto es solo como boceto. Falta lo más importante para que la fiesta tenga salsa, merengue, rumba y gracia: tú y toda tu gente.

Aquí estamos, que no se pase el verano sin celebrar una de estas fiestas.

El trocito de cielo para los niños. La diferencia está en los detalles XIV.

Dependiendo de la clase de evento que sea, como quieres que sea y las personas que quieras que atiendan, los niños pueden formar parte o no. Desde un punto de vista objetivo y siempre que no sea un impedimento para tener una estancia agradable, está bien que los niños estén presentes. Son alegría y diversión personificadas. ¿Qué mejor hay que ellos? Y más si de los que hablamos son educados y tienen un saber estar, pues no hay problema.

Solo tienes que saber que darles y como tratarlos, porque los niños son niños y les gusta jugar, curiosear y observar a la par que les gusta vivir cosas bonitas; privarlos de vivir un enlace del amor o una fiesta de cumpleaños o simplemente una fiesta, no es justo. También tienen derecho a vivir experiencias con papá, mamá y los amigos de estos. El caso es que, hay tips y quien dice tips dice formas de entretener a “esos locos bajitos” y nosotros los de Quinta Lacy tenemos unos cuantos, que son buenos tanto para ellos, como para los anfitriones como para papá, mamá y/o responsables.

Lo primer que recomendamos es reservarles un trocito del lugar en el que podáis preparar todas las cositas y esté dedicado principalmente para ellos. Después de esto, aquí van:

-Contratar animadores es una idea factible, que tanto os pueden hacer el papel a vosotros para animar (valga la redundancia) el cotarro.
-Preparar mesas: de manualidades con pinturas y lápices (el cómo también puede ser muy dulce y tierno), rincón del maquillaje y complementos (que vale tanto para niños como para niñas porque aquí somos todos iguales), de comida (muchos de ellos tienen un gran paladar).
-Mini-parque de atracciones DIY: con sus juegos de la comba, de la diana, el de los cuadros y los números del suelo…
– Zona de descanso: con tiendas de campaña hechas con tela, cojines mullidos, luces y velas…

Todo esto, evidentemente, supervisado por un adulto.

Hay muchas más ideas… ¿No suenan todas ideales?

Mesas temáticas en tu boda. La diferencia está en los detalles XIII.

Las mesas temáticas son aquellas que están creadas a partir, principalmente, de un ingrediente y se coloca ese mismo ingrediente en distintas versiones tanto en color como en forma. Estas van acordes con el estilo de la fiesta, por su puesto. Si, por ejemplo, llevas a cabo un evento con un estilo moderno y vanguardista, una elegante mesa de sushi es una buena idea. Si por el contrario has decidido algo más informal y rústico, recomendamos una mesa de quesos con salsas y crudités.

De la que vamos a hablar y estupendamente bien además, es de una preciosa mesa que elaboramos no hace mucho a base de un dulce mítico y exquisito: el donut. Más sabrosos y sanos si son caseros, pero irresistibles aun no siéndolos. Tan top es el donut que hay hasta un día internacional dedicado a él. Se celebra, según hemos podido investigar, el primer viernes del mes de junio (para finalizar bien la semana). Pero esto es solo orientativo, cualquier viernes, lunes o jueves puede ser un buen día para golosear.

La característica principal: el hueco del medio. A partir de ahí y lo que lleven, imaginación al poder. Repartidos por la mesa en cajas de madera, en fuentes o en sticks tanto vertical como horizontal y por colores y sabores.

-Rellenos (sí, rellenos) de helado y fruta.
-Bañados en Nutella con nubes y nueces garrapiñadas por encima, estilo americano.
-Con chocolate blanco por encima y caramelo
-Espolvoreado con azúcar glass, con pepitas de chocolate, con crocante de avellanas….

Bueno, hay cien mil formas de hacer un donut pensando en los ingredientes que más te gusten.

Complementarlo con una mesa de fruta para refrescar y una de vinos para acompañar sería algo incluso más redondo si cabe.

Y te vamos a dar otra cualidad y un alivio (porque sabemos que lo has pensado) y es que no se quedan en la mesa porque siempre siempre siempre hay un hueco para un buen postre. Y más, para un buen donut, aunque solo sea uno.