Protocolo ¿sí o no?

Otro estilo, y nunca mejor dicho, de detalles que marcan la diferencia. Lee e inspírate para tu próximo evento.

Nos atrevemos a decir que, de un tiempo hacia aquí, hay muchos eventos que han dejado de lado el protocolo. Y nos atrevemos a decir también que puede ser porque la palabra protocolo está, comúnmente, sujeta a una connotación de rectitud. Parafraseando algunas de las acepciones que nos da la RAE dice “regla ceremonial diplomática [..]establecida por decreto o por costumbre. Serie ordenada […]con ciertas formalidades.” Grosso modo, así es. Pero eso no significa que sea un concepto estrictamente y siempre regio, sino que podemos llevárnoslo a nuestro terreno y darle una vuelta para convertir simples detalles en creatividad.

En un evento puede o no haber protocolo, eso es una decisión de los anfitriones. Pero, aun habiendo protocolo, puede no sea de la forma en la que pensamos, sino que puede estar enfocada a un solo campo. Por ejemplo, lo podemos plasmar en el mismo lugar de celebración, en la posición de los invitados, en la forma de actuar de los camareros, en la música hasta en el estilismo de los invitados.

Resulta que no hace mucho, escuchamos que una pareja de novios había tenido la originalidad de establecer protocolo a la hora de vestir y lo habían remarcado muy bien en las invitaciones de boda: una parte de ellos tenían que venir vestidos de color amarillo, la otra de rojo, seguida del azul y el resto de verde. ¿Sacáis conclusiones de cual era su pretensión? Pues sí, foto-boda total parchís. Esa fue una de las reglas de protocolo àla etiqueta.

El protocolo ahonda mucho campo y es un mundo maravilloso para conocer y no tenerle miedo. Sino para aprovecharlo. En estos posts nosotros solo damos pistas e inspiración, pero para tratarlo más a fondo, nuestras puertas siempre estarán abiertas.

Nota: Si en alguna celebración/evento se ha establecido de alguna forma, es una falta de respeto no cumplirlo. Principalmente, porque si se ha marcado así es porque hay un objetivo.

 

 

Protocolo 2.0 en tu boda

“Tienes que conocer las reglas para poder romperlas”- Alexander Mcqueen. Pues ahí está la cosa.

La RAE define protocolo con varias acepciones refiriéndose en el sentido más estricto. De las 5 que tiene, nos hemos quedado con dos porque son exactamente al que nos que queremos referir.

-Secuencia detallada de un proceso de actuación científica, técnica, médica, etc.
-Conjunto de reglas establecidas por norma o por costumbre para ceremonias y actos oficiales o solemnes.

Adaptando ambas y llevándolas a nuestro terreno, comenzaremos por la primera y añadiendo que, en este caso y en el sentido más amplio de la acepción, estamos muy de acuerdo. La organización de un acto ha de partir siempre desde el protocolo de acción. Es decir, necesitamos unas pautas concretas a seguir para todo el montaje en general, tanto de las cosas grandes como de las pequeñas con el principal objetivo de que esto nos lleve al éxito. Sin organización, difícilmente se consigue el éxito y organización es igual a protocolo.

Sea el evento que sea, dónde sea y como sea. Necesitamos tenerlo todo bajo control para saber actuar y reaccionar ante imprevistos.

Después está la siguiente y en la que realmente queremos aplicar la cita que dijo en su día Alexander Mcqueen, diseñador revolucionario donde los haya: conoce las reglas y rómpelas. Y nos referimos al color blanco del vestido de novia, a llevar vestido corto o largo a las bodas, a que en las damas de honor no haya un hombre, a que la novia entre antes al altar o a que sea a ella a quien le pidan matrimonio. Hemos puesto ejemplos de boda porque son los más típicos, pero al igual ocurre con otros eventos.

Siempre en el momento adecuado, porque hay veces que lo requiere sí o sí. Pero siempre que se tenga oportunidad partiendo de la base de la organización… customiza, innova, salte de la línea y prueba nuevas cosas. Quien sabe si gustan más que las que habían.

¿Qué “está de moda” en materia de eventos?

El “está de moda” es tan relativo como la belleza de tu animal de compañía. Las modas van y vienen literalmente, lo importante es lo que te contamos a continuación:

Año tras año, al inicio de cada temporada, leemos tanto en redes sociales como en las páginas web que visitamos día a día las líneas de tendencia que más se van a llevar en dicho periodo. Básicamente, lo que “va a estar de moda” en varias ramas creativas como es el mundo de la moda o de la decoración; en trajes de novia y posiblemente, hasta lo que más vamos a encontrar en supermercados. Y por supuesto, el mundo de los eventos no se queda detrás. También tiene moda y tendencias. Y aquí es dónde entra la pregunta ¿Qué “está de moda” en materia de eventos?

Hemos leído recientemente algún que otro artículo sobre qué tendencias, sobre todo decorativas, deberíamos dejar de ver en bodas y esto nos ha sacado un poco el espíritu de la voz crítica que llevamos dentro. Sí nos hemos dado cuenta de que los photocalls están muchas de ellas que a muchos de nuestros novios les gustan los detalles rústicos como los palés o las cajas de madera. Claro que también hemos visto como a muchos les gusta colocar sus iniciales en 3D en la entrada.

Si somos súper sinceros queremos decir lo siguiente: las modas se abrazan cuando más convenga, cuando las necesitemos y si el contexto es propicio para ellas, porque éstas no son más que ideas geniales lanzadas en el momento adecuado. Pero en su mínima expresión, son ideas.

Lo bueno y lo bonito es que cada uno lo hace a su manera y del color que más le guste.

Por lo tanto, contestando a la pregunta que lanzábamos al inicio y a los artículos que dicen qué hacer y qué no hacer: en materia de eventos hay muchas y grandes ideas que llevar a cabo, sé original o simplemente no abuses de ellas. ¿Qué pasa si en vez de usar los pantalones de cuadros galeses este año lo hago el siguiente? Pues que serás el que más destaque.

Damas de honor: La mini-guía práctica

Para futuras novias y sus futuras damas de honor…. Como buenas hadas madrinas que somos, venimos a ayudaros con este festín. Sin calabazas y con mucha magia, os ofrecemos esta mini-guía práctica que os será de mucha utilidad. Aquí:

Las damas de honor… si desgranamos el concepto es como un tanto potente: dama, vale; de honor, guau. Muy a nuestro estilo, reducimos, dividimos y desmitificamos ciertos aspectos alrededor de las bodas y sus partes. Porque no hay nada más bonito que hacer y deshacer con libertad y al gusto, una gran ventaja del siglo XXI y año 2018. Aquí nuestra mini-guía requetepráctica para novias y damas de honor.

  1. Lo primero, muy a favorde tener damas de honor. Tu mejor amiga, tus hermanas, tu prima, o alguna de tus tías. Incluso, que bonito sería dejar que un amigo varón haga un cameo de “dama” de honor si así lo queréis los dos. Sí decimos que mientras menor sea el número de damas de honor, más fácil será el camino porque las opiniones estarán más centralizadas. Proponemos un máximo de 7 y un mínimo de 2.
  2. Son una ayuda, pero el peso no recae en ellas. Con esto queremos decir, que os podréis ayudar mutuamente a escoger el lugar, el vestido, los detalles importantes que marcan la diferencia, a preparar la despedida de soltera, etc, etc… pero siempre que haya ganas y se pueda. Para que te lo organicen todo nos tienes que hacemos de wedding planner. Este proceso es para disfrutar, no para entrar en disputas ni frustraciones. Es más, hacemos equipo, que así es infinitamente mejor.
  3. La elección de los vestidos de dama de honor. Es emocionante a la par que divertido. ¿Os imagináis haciendo propuestas entre todas? Pero os aseguramos que llegáis a un acuerdo segurito, segurito. En el caso que no queráis ir todas iguales podéis ir cada una con un modelo diferente (porque evidentemente vuestras siluetas femeninas nos son las mismas y no os favorece todo por igual) pero poneros de acuerdo en el color. Entre las opciones: escogerlo ya hecho o que os lo diseñen, esto depende del tiempo que tengáis.
  4. El discurso de una de las damas es SAGRADO.Insoslayable, casi obligado, sí o sí. Decimos de una de las damas, pero podéis ser todas. Recomendamos, no caer en típicos ni tópicos; que sea natural, sencillo, sentido. Aquí tenemos otra mini-guía de discurso, para que le echéis un vistazo.
  5. El día de la boda, una a una hacia el altar y esperarla en línea junto a él.Es de esas tradiciones que está cuqui mantener ¿No?
  6. Consideradlo como un regalo de amigas.Es un camino que vais a realizar juntas, pese a que sea una la protagonista en concreto, vais a disfrutarlo todas.

Esta es la mini-guía, para la completa, tenéis que venir a vernos.

Bonitas y originales ideas para invitaciones de boda

Las invitaciones de boda son la carta de presentación de lo que será vuestra boda. Un pequeño suspiro de toda la imaginación y creatividad que le habéis puesto al gran evento; pero un suspiro que les hará hacerse una idea de lo que será. Decimos más y lo decimos (casi) todo aquí:

Las invitaciones se merecen su tiempo, su cuidado y su cariño. Porque si bien una invitación normal puede que se vea una sola vez y se guarde entre los libros, una súper invitación puede que se quede tipo recuerdo para recordarencima del mueble de las fotos. Hemos recolectado como quien recolecta naranjas de temporada, algunas bonitas y originales ideas de invitaciones para tu evento, en concreto en esta parte mostramos ideas para bodas.

Invitaciones sencillas…

-Las flores secas tienen mucho poder de seducción y mucho que hacer por nosotros.

– Fotos polaroid con la descripción en cada imagen: una foto vuestra con un anillo, por ejemplo, como significado de que os casáis; el lugar del evento; otra imagen de una fecha en grande que muestra el cuándo será; y por último una añadida en la que la imagen sea de vosotros con la persona a la que se lo mandéis y en la descripción detalles. Todo metidito en un sobre sencillo. Esas imágenes pueden ser un fututo collage.

-Usar papel reciclado, porque tenemos que salvar el planeta y porque su color es preciso. Y redactar la invitación como si fuera una carta de antaño. Que la reciten cual poema. Solo necesitan una tipografía bonita, papel y leer a buenos autores.

Invitaciones interactivas…

-Un calendario. La imagen principal sois vosotros, la fecha señalada en grande y con un asterisco es vuestro gran día y ese asterisco está explicado en la parte del pie de página dónde tendrá lugar y el resto de los detalles.

-Desplegables, tipo tarjetas de navidad, pero con gusto y si le pones música que sea una canción top.

Invitaciones con sorpresa que vengan con un detallito añadido…

-Con unas gafas de sol, con una taza, con unos cinturones tamaño mini a modo simbólico.

¿Quieres saber sobre bonitas y originales ideas para invitaciones?

 

Invitaciones de boda ¿Cómo hacerlas y cuántas hacer?

Primero lo teórico y racional y luego lo práctico y emocional. Os explicamos brevemente los datos importantes para las invitaciones de boda.

Nosotros somos happyflowerpower pero ante eso está la profesionalidad. Y queremos, antes de sugeriros bonitas y originales ideas para invitaciones de boda, que sepáis como estructurarlas y que aspectos tener en cuenta. Y, además, quitaros la presión de que es arduo, difícil o costoso.

En primer lugar, las partes principales de una invitación para una boda son (bastante lógicas y evidentes):

Vosotros, que os casáis. Bien vuestros nombres, bien vuestra imagen, vuestras iniciales, un mechón de pelo… pero estar, tenéis que estar.

El lugar de celebración, por su puesto. Podéis incluso añadir un mapa para llegar.

La fecha y la hora

Y después como añadido detalles importantescomo el teléfono de confirmación, dress code si queréis que los invitados lleven o eviten algunas prendas,la lista de regalos y el lugar en el que se encuentra, etc.

No es necesario la inversión de una gran suma de dinero, el resto es ganas y darle al coco.

Por otra parte, antes de realizar cualquier maniobra importante como lo es el diseño y la impresión de las invitaciones, habréis tomado previamente con vuestra wedding planner, vosotros mismos o con nosotros Quinta Lacy, una decisión de la línea temática que vais a seguir y de una lista bastante pulida de los invitados. Por lo tanto, las invitaciones se pondrán en marcha teniendo este aval.

Dicen los expertos en la materia, y desde Quinta Lacy lo hemos encontrado bastante funcional, que existe una fórmula para calcular el número aproximado de invitaciones que debes imprimir teniendo en cuenta que mandas una invitación por pareja, por familia y una por cada invitado soltero.

Y se trata de dividir el número total de invitados entre dos y agregarle el 25%. En cualquier caso, es preferible mandar a hacer algunas de más para imprevistos, no previstos y por si acasos.

Recordad hacer una para vosotros…

Y ahora que sabemos lo teórico, lee lo práctico

Quién y cómo oficiará vuestra boda

Elegir a la/s persona/s que os “casará” es un bonito privilegio que conceden las bodas civiles; que las personas que vosotros decidáis pronuncien las bonitas palabras de ya sois marido y mujer delante de todos los invitados. Aquí os damos algunos tips, emociones y sensaciones sobre este tema.

Si ya los rituales simbólicos de bodas civiles hacen de esta algo muy personal, el hecho de que alguien a quién queréis, apreciáis y valoráis dirija vuestra ceremonia es ya algo top.Lo mejor es que en estas ocasiones no hay protocolo ni ninguna pauta a seguir más que la que vosotros elijáis; Discursos, poemas, música, videos, chistes, anécdotas… no hay límites. Pero… ¿Quién y cómo tenéis pensado que sea?

Las bodas civiles realizadas en el lugar de convite son bodas simbólicas, son bodas en las que ya estáis casados porque el día anterior, la semana pasada o el mes pasado tuvo lugar la firma legal ante el juez de vuestra unión. La cosa es que suelen ser más íntimas que multitudinarias y la mayoría de las ocasiones solo acuden personas contadas de vuestro círculo más cercano. Por eso, es que celebráis esto con todos.

Mientras organizamos juntos todos los detalles que estarán presentes en el altar, vosotros estaréis pensando en quienes queréis, súper queréis que esté detrás de él. Una sola persona, dos para que se turnen, tres: que una sea la que dirija y las otras lean un discurso, por ejemplo. Para que la ceremonia sea más entretenida, una idea que proponemos es que la persona que escojáis os conozca a los dos, que sea testigo de la relación. Hermanos, primos, amigos, tíos… incluso vuestros padres. Porque de otra manera, esa persona solo se dirigirá a uno de vosotros *.

Dividid la ceremonia en pocas partes, treses un buen número: introducción, nudo y desenlace.

Tened presente el humor: Tú Rita María (o el nombre de la novia) ¿Aceptas a Carlos Alberto (o el nombre del novio) aunque le guste jugar al futbol en la playstation a las 11 de la noche, le huelan los pies o solo le guste una marca en concreto de yogures?

Un monólogo bien preparado; Música específica que acompañe sus palabras; Alguien que sepa cantar y os pueda recitar el texto.

¿Qué más, que más? Mucho más… en nuestras cabezas. Ven a vernos.

 

*Decir lo que se siente por cada uno de los novios es bonito, pero ten en cuenta que es una celebración de dos. Las cualidades individuales es mejor dejarlo para los cumpleaños.

Discurso de boda

Te han pedido que seas tú la persona que haga el discurso de la boda. Y conforme terminan la pregunta, la piensas y te entra el sudor desde la punta de los pelos hasta la punta de los dedos. Pero… eso es porque no tienes la información que aquí te proporcionamos. Léela y respira.

Tómalo en primer lugar como un regalo. El mejor regalo que les puedas dar: tus palabras. Decirles lo que sientes por cada uno o por los dos a la vez en un buen discurso de boda. Te están dando tu momento de gloria en uno de los días más importantes de sus vidas. No queremos meter presión, pero la cosa es tela. Pero toda tela se teje querido Watson. Ahora no paras de pensar y de buscar en foros de internet como hacerlo… pero ya has encontrado lo que buscabas.

Para ti, persona de discurso, aquí te damos algunas de las claves más importantes que tienes que tener en cuenta para estructurar tu discurso y que sea de toma un pañuelo porque no paro de reír y llorar.

Clave 1: Sé breve
Buscas que te escuchen, que disfruten de ese momento. Que se sientan identificados con lo que digas. Ve al punto.

Clave 2: Siente todo lo que digas
Ser breve no es sinónimo de digas 3 frases. No digas cosas por quedar bien, porque suenan bien, o … sino di lo que te salga del corazón y del alma, porque eso es lo que hará de tu discurso un momentotopde la velada.

Clave 3: Recurre al humor
Seguro que hay muchas anécdotas que tenéis juntos por contar, las cuales les gustará que les recuerdes y que os riais juntos.

Clave 4: Relájate y sé lo más espontáneo que puedas.
Hazte un mini-guión si eso te va a hacer sentir más cómoda/o. Pero fluye y sé espontánea. No te preocupes si se te traba la lengua, mejor incluso.

Clave 5: Cierra el círculo
Utiliza versos de autores conocidos como Benedetti, Shakespeare o de libros como Pride and prejudice, de canciones: Leonard Cohen es un gran poeta y cantautor por ejemplo y tiene mucho material al que recurrir.

Y aquí de últimas, pero no menos importante un tippara los novios… elegid a más de una persona para ese discurso. Puede ser durante la ceremonia, el banquete o la cena de ensayo.

¿Estáis preparados?

Los detalles hacen de un evento algo especial

La sistemática es la de montar un puzle: pieza a pieza buscando la correcta y que encaje a la perfección. Cada pieza son los detalles y las manos que las colocan son cariño y ganas. Con esto el resultado, el todo, es un evento especial y con gusto.

No queremos ser pedantes al repetir tanto este concepto y puede que parezca algo obvio, pero no siempre se tiene en cuenta y consideramos que es sumamente importante llevarlo a cabo si lo que quieres es un acontecimiento de 10: la suma de los detalles hace de un evento algo especial; cosas pequeñitas y que pueden parecer nimias al unirlas es cuando forman un todo. En materia de eventos, funciona un poco a la inversa que lo que dice la teoría de la Gestalt.

La situación es un evento, el que sea. Porque en Quinta Lacy tienen hueco hasta los aniversarios de los años X que cumpla tu banda de música favorita. Lo primero que hacemos es formalizar la temática del puzle, porque por más que nos guste coger una cosa de cada lado, nos va a hacer el camino más fácil focalizarnos en un tema. Una vez nos hemos puesto en contexto, todo te va a venir del cielo porque lo vas a ver por redes sociales, en tiendas por la calle o la gente te va a proponer ideas. Los astros se alinean tú elijas y nosotros creemos.

Imagínate que te has decantado porque la temática sea un mundo diferente.

Pues en tu boda los pétalos y el arroz serían sustituidos por papel de cebolla o pinocho de colores y por pompones de algodón, también de colores. Metidos en un cubito de metal pequeño con su asa y entregado a cada invitado para echároslo al final.

Los meseros serían botellas de vino recicladas con luces de neón en su interior y las cuales quedarían increíblemente en bodas de noche.

Si tu temática fuera un mundo diferente, en tu cumpleaños harías un photocall a partir de fotos polaroid, tus platos serían de estampados de cuadros importantes como el jardín de las delicias o las Meninas o…

Suma detallitos en mantelería, en cubertería, en productos en el baño, en decorar las ventanas y los jardines. Incluso, en poner un perro blanco de porcelana en la entrada a modo de bienvenida estilo Kitsch.

¿Qué te parece? ¿Creamos? Llámanos o ven a vernos.

La mesa de los novios

Evidentemente, es el summum de las mesas. De hecho, se le llama la mesa presidencial y es donde vais a ir sentados vosotros, los novios, ya como marido y mujer. Esta sección en la preparación tiene el punto de partida una vez hayáis escogido el lugar, lógicamente y cuando el tema en torno al cual va a girar la boda también este pactado y cerrado. Esta última parte no es que tenga que ser tan rotunda, pero sí ayudará a la hora de moldear el setting de las mesas, incluida la que vamos a hablar, la de los novios.

Si una cosa hay que tener en cuenta en primer lugar en este momento es que las reglas están para romperlas. Una vez tenemos esto asumido, continuemos. Aspectos importantes para montar la mejor mesa presidencial grosso modo:

– ¡¿Quiénes van sentados en esta mesa?!.

El protocolo establece que en la mesa presidencial han de ir los padres de ambos, alternando hombre y mujer; la novia se sitúa a la derecha del novio, correlativo su padre y su madre y en el caso del novio al revés, su madre y su padre respectivamente. Además, a partir de esta mesa se sitúan el resto según el grado de proximidad a los novios, de cerca a lejos. Pero, como hemos dicho desde el inicio, las reglas están para romperlas y para hacer y deshacer con el protocolo que más a gusto nos haga sentir y más felices vayamos a ser y eso lo entenderá todo el mundo. En la mesa presidencial podéis estar solos, si así lo deseáis; podéis compartirla con vuestros tíos, primos o sobrinos más allegados; o incluso vuestros mejores amigos, que puede darse el caso que son vuestros testigos. Si que es verdad que recomendamos que el número de personas en la mesa presidencial sean las mínimas posibles (alrededor de 4 a 6) para mayor comodidad.

-Su forma, redonda o rectangular.

Esta es una gran duda que va a gustos. Con la mesa redonda, situada en el epicentro de la celebración os permiten estar más cerca los unos de los otros y por ende son perfectas para poder hablar con todos los comensales. Con las rectangulares, se suelen colocar en el lateral y son ideales para ver todo el salón.

-La decoración de esta; silla, mesa, flores, cubertería, etc.

Decidido el primer y el segundo paso, el tercero es más fácil y divertido. En general y mientras no difiera mucho del resto, podéis permitiros el variar un poco el diseño del resto.  Las sillas, decoradas con carteles en los que indiquen “novia” y “novio” en inglés o en español, con flores, con guirnaldas, con luces… la cubertería y la mantelería puede seguir la misma tonalidad y variar en el estampado…

Esto solo es un aire, por encima, de todo lo que supone la mesa presidencial.

¿Qué os parece si la montamos juntos?