fbpx

Déjate sorprender en Quinta Lacy

Lejos de anclarnos en la organización monótona, en Quinta Lacy intentamos estar siempre al tanto de cosas nuevas con las que poder sorprender-os. El sector eventos evoluciona tanto y tan rápido que los mercados paralelos se adaptan a la misma velocidad creando y diseñando con el afán de inspirarnos. Es más, nos encanta como muchos de ellos han abrazado […]

Supieron llevar a cabo todas mis ideas a la perfección. Celebramos la ceremonia también aquí en sus jardines y fue preciosa. La comida excelente y el servicio muy bien. Los volvería a contratar sin ninguna duda!

Para mi fue increíble. Ellos saben lo que hacen en todo momento y te lo ponen todo muy fácil. En todo momento están pendiente de ti, me encantó. Fue una noche inolvidable. La verdad es que son increíbles, no solo como restaurante sino también como personas. ¡Muchas gracias!

Mi boda no hubiera sido tan maravillosa si no hubiera sido por la maravillosa atención y la gran profesionalidad de la finca Quinta Lacy. Ellos nos ayudaron en todo momento y el servicio fue perfecto, no solo en nuestra mesa, sino que en las demás mesas el servicio fue de primera. No tengo absolutamente nada que decir negativo de la Quinta Lacy, sólo decir que si me volviera a casar sin dudarlo lo volvería a hacer allí. Sólo darles las gracias de corazón porque hicieron que ese día fuera inolvidable.

Si pudiese valorar con mas de un 10 al salón de banquetes Quinta Lacy sin duda lo haría. El trato de Lola y Mª Carmen fueron desde el primer día en que fuimos a pedir información maravillosas. Respondían mis dudas y sugerencias al momento. Aportan ideas novedosas y hacen que tu boda que sea personalizada y especial. El miedo de toda novia de ¿y ahora por donde entramos? ¿y cuando entrego el ramo? ¿y cuando…? desaparece porque fuimos guiados por el metre desde nuestra llegada, nos despreocupamos totalmente de los momentos puntuales y el nos iba avisando. ¡Un trato encantador! por no decir de los camareros, la gente comentaba el buen trato que habían tenido, que habían sido súper atentos, no dejaban que se quedase una copa de vino vacía.
La comida inmejorable, oí a varias personas decir que nunca habían comido tanto en una boda, que estaba todo tan bueno que era imposible dejar cosas en los platos. La decoración de los jardines cuidada al mínimo detalle. ¡De verdad que un sitio sin duda para volver a repetir!