Cuando pensábamos en construir Quinta Lacy surgieron múltiples ideas de cómo organizar el espacio, del estilo que debía tener, de la capacidad y los servicios que debía incluir, de las comodidades que el cliente debía percibir…pero, sobre todo, de lo que deberían poder disfrutar.

Nos pareció importante que estuviera cerca del núcleo urbano, pero lo suficientemente apartado para gozar de intimidad. Debía ser acogedor y, a la vez, amplio, luminoso, alegre, y de porte contemporáneo. Queríamos que fuese singular y reflejase nuestra forma de entender los eventos y la gastronomía.

Video Quinta Lacy

[flv:/OBRAS/VideoQuintaLacy.flv 386 281]